¿El mensaje no llegó? ¿Será la Auditoría Pública y Ciudadana un tabú?

No me gusta hacer presunciones pero la forma me incomoda y por eso me pregunto si Bolívar, Chávez y muchos otros incluyéndome, estamos equivocados al creer que se puede confiar en los que dicen luchar por adecentar a Venezuela, sin duda las excepciones existen pero de seguro no tienen el poder comunicacional de que gozan aquellos que se quedan callados ante el vejamen que está viviendo la Patria, manteniendo un perfil bajo o llenándolo con trivialidades, chismes y  humor negro.

En mi pasado artículo, que salió sin título, le hice un llamado a varios intelectuales y estudiosos de la conducta humana y como no he visto a ninguno de los nombrados y a los responsabilizados responder a mi pedido, de dar su opinión a todos los venezolanos sobre la Auditoría Pública y Ciudadana, me imagino que no han recibido mi mensaje; no quiero pensar por ahora, que su devenir en la historia a favor de la Patria y de su Pueblo, fueron solo teatro para alcanzas privilegios personales. Me es imposible pensar que no quede entre esos grandes luchadores sociales una pisca de integridad que les de él valor de comunicarle al pueblo todo, el significado y el alcance de una necesaria Auditoría Pública y Ciudadana.

Muchos son los que necesitan de estas luces, se evidencian en los argumentos que expresan, nunca por encima de los intereses de la patria ¿Dónde está el pecado de pedir cuentas claras? ¿Será que ignoramos que cada uno de nosotros es dueño por igual del total de las riquezas y recursos con que cuenta nuestra hermosa Venezuela?,quizás porque es la única explicación para que se den excusas como las siguientes:
“Estoy de acuerdo con que se realice la auditoría pero no estoy de acuerdo con las personas o grupos que la están impulsando”, me pregunto ¿si es una acción en bien del país, que puede importar que quien la proponga tenga otros intereses? Creo que un pueblo consciente es capaz de filtrar a quien quiera aprovecharse; que no es, lo que está sucediendo ahora, por culpa de los que se niegan sacar al pueblo de su ignorancia política y ciudadana.

Lo anterior me recuerda que hace poco pero antes de los golpes de pecho de soberanía y discursos del gobierno, me referí aun escrito del compatriota Guzmán Briceño, titulado: “López, María Corina y el Esequibo, ¿mañana cómo votarán en la AN?”, que desmeritaba con razón pero sin objetividad a los líderes de la oposición, cuando en el 2013, propusieron cedular a los pobladores de nuestro Esequibo; y daba mi opinión que solo demostraba, que el oposicionismo se le adelantó a lo que era obligación del gobierno que respondió con retardo, por presión de los que realmente aman esta tierra, y me preguntaba ¿ es que, el que escribe no está de acuerdo en que los habitantes del Esequibo, deben tener cédula venezolana, o que es mentira que todos los gobiernos, inclusive el presente ha sido negligente e incapaz de recuperar ese territorio que siempre ha sido nuestro? Así sucedió con las denuncias sobre el contrabando en la frontera con Colombia, solo hasta que atacaron a nuestro ejército fue que accionaron de alguna forma. La respuesta a todo esto es la ignorancia a que nos tienen sometidos, no los gobiernos de turno, sino los que dicen amar a la Patria y callan ante los que se empeñan en destruirla.

Estando en compañía de un grupo de personas, me di cuenta de cómo se resistían en reconocer que una auditoría podría ser el punto de apoyo para iniciar el adecentamiento de la Patria, yo solo les reiteraba que cual era la razón para no hacerla y en sus respuestas no encontraba ninguna que rebatiera esa necesidad, la mayoría se basaban en el miedo a las represalias o a perder algo; otras eran producto del conformismo puro, del que responde “que le vamos hacer” una amiga contó de las muchas irregularidades dentro del sistema y terminó diciéndome , casi rendida al ver que los argumentos no me convencían, “que eso no era posible porque tendríamos que meter preso a todo el mundo”.

Ante esta aseveración le pregunte ¿tú crees que la mayoría del pueblo esta pervertido o es culpable  de  haber recibido beneficios de la corrupción? Y para centrarla más en la reflexión – le dije; no lo creo, en este momento dentro de los que estamos conversando podemos reconocer a varios que desde pequeños, lo que han obtenido, ha sido a base de trabajo, dedicación y esfuerzos sin tener que aprovecharse de otros ni necesitar que un gobierno, incluyendo los de estos 15 años del proceso bolivariano, les facilitara el camino al progreso.

También he leído opiniones de otros muy intelectuales  que exponen temas internacionales o le siguen el juego a situaciones graves que se vuelven escándalos solo para tapar los problemas principales; mientras que algunos adulan , jalan y aplauden decisiones que no han sido tomadas por amor a Venezuela sino por presión del pueblo que esta arrecho. Para ilustrarnos más les recomiendo leer el artículo de Héctor Baíz, titulado “La ignorancia, cultura de la revolución menguada”http://www.aporrea.org/actualidad/a214424.html

Igualmente creo que el mensaje no llego, porque critique a Marx, por la ofensa a Bolívar y no a la teoría marxista y veo como algunos siguen llenando páginas con ellas y ni siquiera una línea para el Padre de la Patria y su teoría bolivariana, por eso algunos se preguntan “¿Para qué carajo una revolución?”, estudiaron y leyeron tantas teorías foráneas que olvidaron los principios de la revolución bolivariana, es decir, nunca aprendieron nada de ella. Por esto siempre tengo algo para ellos y para todos aquellos  venezolanos, a los que no les llega su legado, Bolívar dice entre muchas cosas, lo siguiente:

Dadnos un gobierno en que la ley sea obedecida, el magistrado respetado, y el pueblo libre: un gobierno que impida la transgresión de la voluntad general y los mandamientos del pueblo.

Considerad, legisladores, que la energía en la fuerza pública es la salvaguardia de la flaqueza individual, la amenaza que aterra al injusto, y la esperanza de la sociedad. Considerad, que la corrupción de los pueblos nace de la indulgencia de los tribunales y de la impunidad de los delitos. (Bolívar, Bogotá, 29 de febrero de 1828)

Por todo lo anterior reitero mi pedido, a que se manifiesten los intelectuales y estudiosos de la conducta humana y sobre todo a los siguientes ciudadanos: José Vicente Rangel; Luis Brito García; Walter Martínez; Eleazar Díaz Rangel; Vladimir Acosta, que ya se pronunció pero debe persistir; Diógenes Carrillo, también; Los Roberto; Pérez Pirela;  los integrantes de Zurda Conducta; Mario Silva; Vanessa Davis; y muchos otros periodistas, comunicadores sociales, líderes locales, etc., a que den su opinión pública referente a este necesario planteamiento de una Auditoría Pública y Ciudadana.

Y reitero también mi PD: Si por alguna razón, esta exigencia de opiniones no llega a sus destinatarios, les pido a los escribidores de Aporrea, que por curiosidad me leen, comprendan que es algo necesario y lo difundan o traten de hacérselos llegar, a los nombrados, porque sin duda esas opiniones y las del resto, darán luces al Pueblo y a sus dirigentes, y esto nos ayudará a recuperar la moral revolucionaria que anda de capa caída.

Creo que el pueblo merece conocer sus opiniones sobre esta auditoría que nos aclarará realmente el cómo se ha estado manejando el Erario Público (nuestros recursos).

Tomado de: Aporrea.org. Publicado originalmente el: 29 de septiembre de 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s