Foro Social Mundial y el Tema Deuda en el marco de la Actual Crisis Venezolana

Como parte de los diversos invitados e invitadas para intervenir sobre los grandes ejes temáticos que formaban parte del Foro Social Mundial, realizado en esta oportunidad en Salvador de Bahía (Brasil)[1], tuve la oportunidad de conversar con los asistentes en el espacio organizado por el Comité para la Abolición de las Deudas Ilegitimas (CADTM), sobre el caso de la deuda venezolana en el marco de la actual crisis. Mi intervención versó sobre los siguientes elementos.

En primer lugar es menester decir que Venezuela nos duele, por ello para tratar de comprender la compleja realidad por la que está atravesando el pueblo venezolano, no es suficiente mirarla o analizarla desde la visión campista que reduce la complejidad entre la existencia en estanco de un enemigo principal y de un enemigo secundario, que niega en esencia la existencia de un capital global y sus redes de poder a través del capital financiero transnacional. Desde esta visión es imposible comprender la situación de Venezuela y peor aún, plantear salidas viables donde se coloque como eje fundamental al pueblo venezolano y no al capital.

En este sentido, desde una perspectiva crítica y de un análisis de complejidad, debemos decir que Venezuela atraviesa una profunda crisis de carácter societal como nunca antes había vivido en toda su historia republicana. Dicha crisis, se caracteriza, entre otros aspectos,  por la profundización de un modelo mafioso de captura de renta, que tiene vasos comunicantes con el sistema financiero mundial, expresión concreta del sistema capitalista mundial, el cual viene atravesando una crisis estructural y sistémica como producto del agotamiento de su modelo de acumulación y como proceso de cambio civilizatorio, que da cuenta de la conformación de una geopolítica mundial, donde existen nuevos actores, como por ejemplo China y Rusia, que conjuntamente con el imperio norteamericano, se están disputando el control de riquezas y territorios donde, lamentablemente, Venezuela no escapa a esa realidad. Por otra parte, también debemos decir que nos duele Venezuela porque indudablemente fue el primer intento en el siglo XXI por construir el Socialismo. Propuesta que surgió en el marco de un Foro Social Mundial como este.

En este sentido, debemos decir que la Revolución Bolivariana fue muy emblemática en la región y en el mundo. Pero también debemos decir, que la misma tuvo su origen en la disposición al cambio que se instaló en el imaginario colectivo del pueblo venezolano a partir del “Caracazo de 1989” y que de manera emblemática y magistral fue comprendida y desarrollada por el Presidente Chávez. Lográndose así, una hermosa interacción dialéctica entre el líder y su pueblo, adelantándose un proceso como nunca antes se había vivido en el país, donde su importante éxito estuvo centrado en la significativa movilización popular para la búsqueda de una propuesta de cambio que surgiera como alternativa tanto al agotado modelo político centrado en la democracia representativa, como al modelo económico fundamentando en el rentismo petrolero, el cual había entrado en crisis a fines de los años setenta del siglo pasado.

Es así como, el Proyecto Bolivariano tuvo momentos estelares, caracterizados por una importante y significativa participación y movilización del pueblo venezolano, cuyo sujeto protagónico de cambio, estaba centrado en la construcción y ejercicio del poder popular como expresión concreta de la democracia participativa y protagónica, lo que permitió significativos avances en el plano político y social. No obstante, en el terreno económico fue muy poco lo que se avanzó, puesto que no se logró sentar las bases para superar el modelo extractivista, por el contrario, hoy en día Venezuela es más dependiente de la renta petrolera que antes, esta situación hace que el país sea cada vez más vulnerable a las relaciones de poder existentes en la dinámica capitalista que define hoy en día a la geopolítica mundial.

Ante esta situación, el actual Gobierno lejos de buscar construir, con soberanía, la estrategia post-rentista, por el contrario viene adelantando una política de entrega de recursos naturales y territorios al capital transnacional con consecuencias impredecibles para el futuro del país, siendo un ejemplo de ello la zona económica especial denominada, Arco Minero del Orinoco que comprende un 12% del territorio nacional donde se concentra una parte importante de la biodiversidad del país, así como lugar de asentamiento de pueblos indígenas.

La enorme dependencia de Venezuela al modelo rentístico petrolero ha venido configurando, por su parte, a un Estado petrolero que se ha ido caracterizando por distribuir la renta entre las demandas sociales del pueblo y la apropiación delictiva, por parte del capital nacional y sus vasos comunicantes con el capital transnacional, ocurriendo como parte de un proceso histórico recurrente, el hecho de que en cada boom petrolero surgen grupos económicos que van desplazando o conviviendo con los grupos económicos tradicionales. Es en esta relación perversa y producto del modelo mafioso de captura de renta, que se ha ido profundizando y sofisticando a lo largo de los años, la captura delictiva de capitales donde una de sus modalidades la configura la forma como se ha ido endeudando al país. Venezuela durante el período 2003 al 2014 pasó de tener una deuda soberana[2] ubicada en 39.851 millones de USD a 181.000 millones de USD entre deuda soberana y de PDVSA, mientras durante el mismo periodo de tiempo el precio del barril de petróleo paso a estar en promedio de 25,65 USD por barril a 93,73 USD por barril.

Este incremento de la deuda, como es obvio, lleva aparejado por su parte el aumento en el pago del servicio de la misma. Es así como, durante el período 1997 al 2009 el país ha pagado en promedio anual la cantidad de 7.036 millones de USD, mientras que durante el período 2010 al 2015 se ha pagado en promedio anual la cantidad de 14.342 millones de USD.

En total, la deuda soberana más PDVSA representa hoy en día, más del 100% del PIB, siendo un hecho concreto la poca viabilidad social de la misma, es decir, el Gobierno de Nicolás Maduro ha venido privilegiando la cancelación de deuda a costa del profundo drama social que está viviendo el pueblo venezolano, donde estamos en una situación tan grave, que es innegable el retroceso (colocado en cifras casi que inéditas) que tenemos en términos de indicadores sociales[3], los cuales, en otrora, eran orgullo de los logros obtenidos por parte de la revolución Bolivariana. A este hecho, y como expresión concreta de la profundidad de la crisis, se incorpora el preocupante proceso masivo de migración de jóvenes como un fenómeno social nuevo, que nunca antes había ocurrido en Venezuela.

Lo escandaloso y por demás vergonzoso de este asunto, es que en agosto del año 2017 el Presidente Nicolás Maduro públicamente expresó que su gobierno durante los últimos 24 meses había pagado la cantidad de 65.000 millones de USD en compromisos internacionales, mientras que en la memoria y cuenta para el año 2014 del Ministerio de Salud, uno de sus entes adscritos, el Servicio de Elaboración Farmacéutica (SEFAR) manifestó que dentro de las metas que se habían fijado en cuanto a la elaboración de medicamentos, solamente habían podido cumplir con un 43% de las mismas, atribuyendo específicamente como indicador de peso en tan lamentables resultados a la FALTA DE ACCESO A DÓLARES. Esa información tan solo la tenemos en un sector, pero sabemos que la escasez de productos básicos, que forman parte de la canasta alimentaria del venezolano se ha ido profundizando, como también se ha incrementado la pérdida de poder adquisitivo de las familias venezolanas, como consecuencia, entre otros aspectos, del fenómeno de la hiperinflación derivado del pésimo manejo que tiene el gobierno en cuanto a política económica se refiere.

Toda esta situación nos expresa un cuadro, donde es obvio que estamos en presencia de un Gobierno que ha venido desmontando los avances de la revolución bolivariana y que prefiere pagar deuda antes de resolver el drama social que padece el pueblo venezolano.

Es por ello que para resolver la profunda crisis económica por la que atraviesa el país, pasa irremediablemente por plantear la suspensión del pago de la deuda y trabajar por la realización de una auditoria publica y ciudadana para determinar que parte de esa deuda, sobre la cual tenemos fundadas sospechas de ser ilegal e ilegítima, debe ser reconocida para luego ir a un proceso de reorganización de la misma, donde efectivamente se coloquen los intereses y bienestar del pueblo venezolano por encima de los intereses del capital, donde hasta ahora, el Gobierno de Nicolás Maduro que se autodenomina “socialista” ha buscado, a pesar de las condiciones de vida precarias del pueblo venezolano, garantizarle el pago oportuno al capital.

Por ello nos duele, me duele Venezuela…

 “Yo no vi las casas, ni vi las ruinas. Yo sólo vi las llagas de los hombres. Se están derrumbando como las casas, como el país en el que nacimos. No es posible soportar más. A este país se lo han cogido cuatro bárbaros, veinte bárbaros, a punta de lanza y látigo. Se necesita no ser hombre, estar castrado cómo los bueyes, para quedarse callado, resignado y conforme, como si uno estuviera de acuerdo, como si uno fuera cómplice”[4]

________________________________

[1] Del 13 al 17 de marzo 2018

[2] Sin incluir los préstamos con China ni Rusia.

[3] Hoy en día el 87% de los hogares venezolanos son pobres.

[4]Fragmento de la novela “Casas Muertas” del escritor venezolano Miguel Otero Silva, publicada en 1955, donde se refleja la enorme situación de la Venezuela de entonces.

 

Publicado originalmente en Aporrea.org el 25 de marzo de 2018.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s