El primero es Brasil, donde el monto alcanza los 349 millones de dólares. Por la trama son investigados los expresidentes Lula da Silva y Rousseff, así como el actual gobernante Michel Temer

El escándalo protagonizado por la constructora Odebrecht se esparció desde Brasil al continente latinoamericano y más allá, tras admitir coimas por 788 millones de dólares en 12 países, incluyendo dos africanos. En algunos, salpicó a figuras políticas y se han efectuado detenciones y condenas.

Solo en Brasil el pago de sobornos se cifra en 349 millones de dólares y por la trama son investigados los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, así como el actual gobernante Michel Temer.

La investigación, que estima delitos por 1.647 millones de dólares, derivó en 215 condenas a 140 personas. Por una ramificación de esta megacausa, Lula purga desde abril una pena de 12 años y un mes de prisión.

Venezuela figura como el segundo país en montos de sobornos pagados por la compañía con 98 millones de dólares. El escándalo salpicó al presidente Nicolás Maduro y a altos funcionarios como Diosdado Cabello, pero la justicia se negó a investigar “especulaciones”.

En 2017, Maduro mandó encarcelar a quienes recibieron sobornos, tras lo cual la Fiscalía solicitó la captura de cuatro directivos locales. En la prensa, el dirigente opositor Henrique Capriles fue señalado por recibir fondos para su campaña en 2012, lo que él negó.

De tercero, aparece República Dominicana donde Odebrecht admitió haber entregado 92 millones de dólares. La justicia ha procesado a siete personas y el 23 de enero se realizará una audiencia.

En Panamá la constructora reconoció pagos por 59 millones de dólares. La fiscalía investiga a tres gobiernos: Martín Torrijos (2004-2009), Ricardo Martinelli (2009-2014) y el actual de Juan Carlos Varela (2014-2019). Hasta ahora, cinco intermediarios fueron condenados en la causa de 76 imputados.

De quinto, figura Ecuador con coimas por 40 millones de dólares, sobre los 33,5 millones estimados inicialmente. Según la fiscalía, hay 22 detenidos y 24 causas abiertas por asociación ilícita, captación ilegal de dinero, enriquecimiento ilícito y otros delitos. El exvicepresidente Jorge Glas (2013-2018) fue el primer alto funcionario sentenciado (2017) por el caso.

Pese a que en Argentina no se ha abierto ninguna causa, los sobornos se estiman en 35 millones de dólares. Las fiscalías de Brasil y Argentina sellaron un acuerdo para que la segunda acceda al expediente donde figurarían nombres de exfuncionarios y empresarios.

Le sigue Perú con pagos por 29 millones de dólares. En marzo, Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018) renunció a la presidencia. También se investiga a Alan García (1985-1990, 2006-2011) por irregularidades en el metro de Lima y Ollanta Humala (2011-2016), quien estuvo preso junto a su esposa, por ser sospechoso de recibir tres millones para su campaña. Por lo mismo, Keiko Fujimori cumple prisión preventiva desde octubre, acusada de recibir 1,2 millones.

Para Guatemala se repartieron 17,9 millones de dólares por una obra y la campaña presidencial del empresario Manuel Baldizón. En Colombia, la compañía reconoció el pago de 11 millones de dólares, pero la fiscalía estima que fueron 32,5 millones, mientras que en México se entregaron 10,5 millones de dólares.

Con información de AFP

Publicado en Contrapunto